La Inteligencia Artificial

2017 ha sido el año del despertar de la IA. La IA implica básicamente la capacidad informática de absorber una enorme cantidad de datos para procesarlos (mediante algoritmos) con el fin de tomar decisiones en función de una meta específica, con una rapidez y en volúmenes que superan ampliamente la capacidad humana. Por ejemplo, ya se lo utiliza para optimizar las inversiones particulares en la bolsa de valores, o para ordenar mejor el tráfico vehicular al identificar, en tiempo real, las rutas más descongestionadas.

Éste 2018 se prevé que sea el año del despegue final de la IA. Hablamos de un nuevo concepto de aproximarse al análisis de datos, a la automatización y a la experiencia de usuario que está afectando de forma transversal a todas las industrias, no importa en que sector estemos. Pero, pese a su enorme potencial, la realidad es que los proyectos que nos encontramos actualmente apenas han raspado la superficie de lo que entendemos por inteligencia artificial, con chatbots y pequeños algoritmos de visualización de datos como joyas de una corona que debe desembocar en auténticos entornos automatizados, en robots humanoides y en herramientas de negocio donde el factor humano deje de ser más un estorbo que un valor añadido.

Otro aspecto relacionado con la inteligencia artificial será el relacionado con el cambio de profesionales y la progresiva eliminación de puestos humanos dedicados a tareas que pueden realizar a un menor coste y con mayor calidad y seguridad las máquinas. Esto no deja de ser una crisis social, aunque no es nuevo, pero sí que que los gobiernos tendrán que comenzar a mover ficha para paliar sus efectos.

Pero éste miedo a la pérdida de empleos no está justificado ni por un pensamiento terriblemente pesimista, ni por la historia ni por el valor intrínseco del ser humano como motor económico. Recordemos que, pese a que la IA elimine algunas funciones en las compañías, no se tratará de nada que no haya sucedido ya en revoluciones industriales pasadas, en las que se fueron generando nuevas posiciones conforme se asentaba el modelo productivo propuesto. Así pues, otros estudios anticipan que la IA generará nada menos que 800.000 puestos de trabajo directos para 2021, lo que abre las puertas a lograr de nuevo el equilibrio antes de que acabe la próxima década.

Para lograrlo, lo que hará falta sin duda alguna es una reflexión profunda sobre la formación, la capacitación digital y la concepción misma del trabajo que tienen muchos profesionales. Y es que, más allá del reciclaje de millones de personas mediante la enseñanza de habilidades STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), también se predice que para el 2021, el 40% del personal de TI será “versátil” y tendrá que encargarse de múltiples funciones, la mayoría de las cuales serán comerciales, en lugar de meramente operativas o productivas (más propicias para las máquinas y los sistemas automatizados). Expandan esto al resto de áreas de la empresa y obtendrán una visión mucho más clara de lo ambicioso (y complejo) que va a ser este obligado proceso de reconversión laboral.ia brain 1

La IA aprende con naturalidad

Investigadores de la Universidad de Osaka han desarrollado un método para el aprendizaje de nuevas palabras en una conversación por confirmación implicita. Aprender mediante preguntas simples y repetitivas puede provocar que los usuarios pierdan interés en hablar con la máquina.

Este método tiene como objetivo que el sistema prediga la categoría de una palabra desconocida de la entrada del usuario durante la conversación, realizar solicitudes de confirmación implícitas al usuario y hacer que el usuario responda a estas solicitudes. De esta forma, el sistema adquiere conocimiento sobre las palabras durante los diálogos.

En este método, el sistema decide si la predicción es correcta o no utilizando la respuesta del usuario que sigue a cada solicitud, su contexto, utilizando técnicas de aprendizaje automático. Además, el rendimiento de la decisión de este sistema mejoró tomando en consideración los resultados de clasificación obtenidos de los diálogos con otros usuarios.

Enlaces de interés: IA con capacidad de imaginar

Fuente: ticbeat.com, eurpapress.es, alainet.org, puromarketing.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

e-mail

jfernando@sefejimenez.com